Los Candy Bar nacieron en los años 50 en el estado de Pensilvania, EE.UU, cuando familiares y amigos se reunían, preparaban dulces y decoraban una mesa con todo detalle como muestra de afecto a los novios el día de su boda.

Con el tiempo, este concepto americano ha ido creciendo y extendiéndose a otro tipo de celebraciones como cumpleaños, aniversarios, bautizos.... hasta que ha llegado a convertirse en tendencia.

Su éxito radica en la vistosidad y en la elección de bonitos elementos decorativos.

Un dulce rincón que tus invitados agradecerán.

¿Te gusta lo que ves?